Boletín Informativo

18 noviembre de 2016

La estrangulación y sofocación 

La estrangulación es un tipo de asfixia producida por la compresión directa del cuello, que impide el paso de aire a los pulmones. La sofocación es otro tipo de asfixia producida por una o más de las siguientes circunstancias: existencia de un obstáculo a la entrada de aire debido a estar ocluidos los orificios respiratorios (nariz y boca) o de las vías respiratorias, imposibilidad de realizar los movimientos respiratorios por compresión del torax, o la falta de aire respirable.

Se trata de eventos poco frecuentes, siendo más habituales en niños menores de 4 años, por lo que las medidas de prevención en este grupo cobran mayor importancia.

La mayoría de las recomendaciones se centran en el espacio de dormir, ya que es el lugar donde  la asfixia es más probable.

La postura en la que se debe colocar al niño para dormir es boca arriba (sobre la espalda), tanto en las siestas como durante la noche. Al dormir boca abajo, los orificios respiratorios del niño (nariz y boca) tienen más riesgo de obstruirse, impidiendo la entrada de aire. Los bebés que duermen de lado tienen más probabilidades de girar accidentalmente y quedar boca abajo, por lo que esta posición es igual de peligrosa que estar boca abajo. Colocar a los niños boca abajo favorece que ejerciten los músculos del cuello, espalda y brazos, pero siempre deben estar despiertos y vigilados. Es decir, boca abajo para que juegue y boca arriba para que duerma.

El lugar en el que debe dormir un bebé es la cuna. Varios estudios han demostrado que el riesgo de asfixia aumenta cuando los niños pequeños duermen en el sofá o comparten cama con los padres.

Además, la cuna debe reunir una serie de características:

  • El colchón debe ser firme y no debe dejar un espacio superior a dos traveses de dedo con el marco de la cuna.
  • El espacio entre barras no debe ser mayor de 6 cm.
  • Las sábanas que cubren al bebé deben quedar bien ajustadas.
  • Evitar colocar objetos (juguetes, muñecos, peluches, posicionadores para bebés) dentro de la cuna, para que el bebé pueda moverse con seguridad.
  • No debe estar cerca de cuerdas ni cables (cuerdas de cortinas, cables de lámparas…) y debe estar en una zona libre de humo.

En resumen, la cuna más segura es la cuna vacía. La mayoría de estas recomendaciones pueden extenderse a los parques infantiles y corralitos.

La ropa de un niño podría engancharse con otro objeto y estrangular al niño. Por ello, no se debe colocar nada alrededor del cuello de un bebé (collares, cintas, cadenas, etc.). Además, los collares para niños menores de 14 años deben cumplir varios requisitos legales, por lo que conviene asegurarse de que porten las siglas “CE”.

Los envoltorios y bolsas de plástico forman un sello hermético si se colocan sobre la boca y la nariz y pueden asfixiar al niño, ya que los niños suelen responder quedándose quietos. Por lo que no debe permitirse que los niños jueguen con bolsas de plástico.

Una práctica cada vez más extendida entre los adolescentes es el denominado “juego de la asfixia”. Consiste en comprimir el cuello del joven buscando la euforia que se experimenta al disminuir el riego cerebral. Los jóvenes repiten estos juegos, llevándolos cada vez más al límite en busca de más placer hasta que el tiempo de asfixia es demasiado prolongado. Es evidente el riesgo que suponen estos juegos, por lo que los padres deben advertir a sus hijos.

Consejos de prevención

  1. El bebé debe dormir boca arriba
  2. El mejor lugar para que duerma es la cuna
  3. El colchón de la cuna debe ser firme
  4. La ropa de cama debe quedar fija
  5. Debe evitarse colocar objetos dentro de la cuna
  6. La distancia entre las barras de la cuna no debe ser mayor de 6 cm
  7. No debe quedar espacio entre el colchón y la cuna
  8. La zona de la cuna debe ser un espacio sin humo
  9. La ropa de los niños no debe tener cordones
  10. No debe colocarse cuerdas ni collares en el cuello de niños pequeños
  11. No debe permitirse que los niños jueguen con bolsas de plástico
  12. Mantenga las cuerdas de persianas y cortinas fuera de su alcance
  13. Explique a su hijo los riesgos del “juego de asfixia”
tomado de: http://enfamilia.aeped.es/prevencion/estrangulacion-sofocacion

estrangulacion1

 

 

 

11 noviembre de 2016

Chupetes y sonajeros

Los chupetes deben ser suficientemente sólidos para que no se separen en pequeñas partes, con las que el niño pueda atragantarse o asfixiarse

El uso de chupetes conlleva tanto beneficios como riesgos. Los chupetes disminuyen la estancia de los niños prematuros en los hospitales, así como el riesgo de muerte súbita infantil. Los riesgos asociados al uso del chupete, especialmente en el caso de un uso prolongado, son los efectos negativos que se producen sobre la lactancia y  la salud dental. En lo referente al riesgo de lesiones, los chupetes pueden provocar asfixia.
Los datos obtenidos de la European Injury Database (IDB) revelan que, cada año, en los 28 estados miembros de la Unión Europea se producen aproximadamente una 44 lesiones de niños de entre 0 y 4 años de edad, relacionadas con los chupetes y 850 con los sonajeros, que tienen la gravedad suficiente como para acudir a urgencias.

¿Cómo se pueden producir las lesiones?

Los chupetes y los sonajeros entrañan un riesgo de asfixia para el niño.

Existen informes que confirman el fallecimiento de varios niños por estrangulación con la cadena, el cordón o la cinta de sus chupetes. En estos casos, las cadenas quedaron enganchadas en los barrotes de las cunas, en los juegos y juguetes e incluso en los pomos de las puertas.

Los sonajeros, mini maracas, juguetes que se aprietan y chupetes que causaron incidentes tenían la característica común de poseer asas o de terminar en partes lo suficientemente pequeñas como para caber en la boca del niño y alojarse en la garganta, obstruyendo las vías respiratorias.

¿Qué hay que tener en cuenta al comprarlos o antes de utilizarlos?

  • Los chupetes deberán ser lo suficientemente sólidos como para que no se separen en pequeñas partes con las que el niño pueda atragantarse o asfixiarse.
  • Los protectores de los chupetes deben tener agujeros de ventilación.
  • No comprar un chupete con una cadena o cinta, ya que presentan riesgo de estrangulación.
  • Comprobar que los sonajeros están bien fabricados
  • No comprar sonajeros, juguetes que se aprietan, mordedores y otros juguetes que terminen en forma de pelota pequeña o con piezas pequeñas que puedan desprenderse. Escoja aquellos con asas con un tamaño superior al de la boca del niño.
  • Comprobar que el ruido que emite el sonajero no es demasiado alto, ya que podría dañar el oído del niño.
  • Comprobar regularmente que el sonajero está en un estado óptimo (que no se desprendan piezas que el niño pueda tragarse).

¿Cómo utilizar un chupete de forma segura?

  • Nunca colgar al niño un chupete alrededor del cuello. Utilizar chupetes con cuerda corta y con una pinza enganchada a la ropa del niño. No obstante, tener en cuenta que las pinzas pueden soltarse de la ropa y provocarle asfixia.
  • Los chupetes pueden deteriorarse con el tiempo, por estar expuestos a la luz del sol o en contacto con la comida. Hay que comprobar su estado con asiduidad y sustituirlos si se aprecia un cambio en su textura, una fisura, un agujero o cualquier otro signo de deterioro.
  • Si el niño tiene una herida en el labio, no es recomendable utilizar el chupete.
  • Si el niño muerde el chupete, sustituirlo por un anillo mordedor.
  • Comprobar que el sonajero es lo suficientemente grande como para que no quepa en la boca del niño, con el fin de prevenir que se le atasque en la garganta.
  • Comprobar que los chupetes, juguetes que se aprietan y mordedores no terminan en partes pequeñas que los niños puedan inhalar o tragarse.
  • Retirar de la cuna todos los sonajeros, juguetes que se aprietan, mordedores y demás objetos pequeños mientras el niño duerme.

 

tomado de: http://enfamilia.aeped.es/prevencion/chupetes-sonajeros

 

chupetes-y-sonajeros1

 

 

31 octubre de 2016

¿Sabías que..?

Una salchicha mal cortada puede causar la muerte de un niño.Es uno de los alimentos preferidos de los niños. Con tomate, ketchup y patatas. Y fácil de cocinar. Más fácil aún de comer. Es blanda y su sabor, delicioso. Y sin embargo, miles de niños mueren todos los años por su culpa. Hablamos de las salchichas.

Un día tuve la suerte de asistir a una demostración de primeros auxilios impartidos en un colegio por miembros del Samur (servicio de emergencias sanitarias en Madrid, España). Los niños iban a  aprender las técnicas de reanimación en caso de atragantamiento. Sin embargo, les dijeron algo terrorífico: en caso de que el atragantamiento sea por una rodaja circular de una salchicha, no hay nada que hacer.

No debes dar una salchicha cortada en rodajas a tu hijo

Uno de los mayores riesgos de asfixia para niños menores de tres años es la salchicha. Mejor dicho, la forma en la que cortamos la salchicha. Durante esa demostración, el equipo de emergencias explicó a los niños el peligro de comer una salchicha cortada en rodajas. El diámetro circular de una salchicha tiene un tamaño que se acopla perfectamente al de la traquea de un niño menor de tres años. Si el pequeño no la mastica y se queda en horizontal taponando la tráquea, además de impedir la entrada de aire, hará un efecto ‘ventosa’. Es decir, es muy difícil conseguir sacar ese trozo de salchicha circular. Aún así, en estos casos siempre hay que intentar el método Heimlich para casos de atragantamientos.

Cómo cortar la salchicha para evitar atragantamientos en los niños

1. Corta la salchicha de forma transversal, por la mitad, de forma alargada.

2. Ahora puedes cortar las partes alargadas de la salchichas en varios trozos.

La asfixia es la cuarta causa de muerte accidental en niños menores de cinco años.Puede ser por un juguete, un artículo del hogar y por supuesto, por algún alimento. Entre los alimentos que producen asfixia en los niños, pensamos que los más peligrosos son los frutos secos y verduras crudas. Sin embargo, en el número uno de alimentos que producen atragantamientos en los niños menores de tres años son los… perritos calientes. En Estados Unidos casi un 20% de muertes en niños (menores de 10 años)  por asfixia es por un un hot dog .

Por eso, los pediatras recomiendan extremar la precaución a la hora de cortar ciertos alimentos y posponer la introducción de alimentos como los frutos secos hasta los cuatro o cinco años. Nos sorprendería comprobar la cantidad de alimentos que damos a nuestros hijos menores de tres años y que son potencialmente peligrosos: palomitas de maíz, apio, uvas, manzana…

6 consejos para evitar la asfixia por alimentos en nuestros hijos

La prevención es la única forma de proteger a nuestros hijos de un episodio de asfixia. Cuando se trata de alimentos, no hay otra manera:

1. Nunca cortes la salchicha en ‘rodajas’ o círculos. Córtala en trozos irregulares.

2. No des alimentos duros demasiado pequeños a tu hijo menor de 3 años.

3. No le des frutos secos hasta los cuatro años.

4. Opta por alimentos que se deshagan con facilidad en la boca, como la galleta tipo ‘María’ o pan duro.

5. No le des caramelos duros a tu hijo hasta los cuatro años ni ‘pegajosos’.

6. Evita las palomitas de maíz y los chicles durante los tres primeros años de vida.

Tomado de http://www.guiainfantil.com

salchichas2

 

03 octubre de 2016

Evitar intoxicaciones por medicamentos en niños

Por Olga Lucía Baquero Castañeda MD

Pediatra Universidad Nacional de Colombia

Directora Científica Fundación Mariana Novoa Espitaleta

infomariana17@mariananovoa.org

 

El tiempo pasa y no nos damos cuenta, hace unos días tuve el honor de asistir a la graduación de ingeniero de uno de mis pacientes, hace poco lo vi como un vivaracho niño curioso y juguetón, para ahora ser partícipe de su logro profesional.

Lo más hermoso de ser pediatra es presenciar que nuestro trabajo con la infancia nos lleva a colaborar en el desarrollo de adultos saludables, esta tarea no es solo una responsabilidad del pediatra sino una tarea conjunta de todos quienes interactuamos con la infancia. El 80 % de la medicina infantil es prevenir la enfermedad y controlar la dolencia.

En estos días para el cumplimiento de este objetivo se ha visto afectado por la idea de que ir al consultorio médico es sólo para recibir prescripciones que controlen el dolor, aunque quisiéramos no hay manito de Dios en botella, las enfermedades y sus derivados dolores son procesos dinámicos en los cuales la prevención siempre será la mejor medida. Hecho que nos evidencia que la salud es un proceso cotidiano y no sólo el servicio que se ofrece en un hospital.

Dado nuestro manejo del dolor y la búsqueda de medicamentos rápidos y eficaces que alivien la dolencia se convirtió en una práctica común almacenar medicamentos luego de cumplido su ciclo de prescripción, manejar con cierta libertad los fármacos para el control de dolor y acudir a literatura de internet que nos incite a la utilización de remedios que no siempre favorecen el control d la dolencia.

Estas prácticas han fomentado la aparición de un fenómeno preocupante en la ciudad: la intoxicación con medicamentos en niños menores de cinco años, como una consecuencia de nuestra manera de vivir la salud y la enfermedad, son más frecuentes de lo que deseáramos en los servicios de urgencias el atender a niños y niñas que se han tomado, antibióticos, medicamentos para el control de dolores cotidianos, medicamentos para el control de la presión arterial: Esta frecuente situación me lleva hoy a escribir a través de la Fundación Mariana Novoa estas líneas para invitarles a ser cuidadosos con el almacenamiento, uso y desecho de los medicamentos que almacenamos en nuestro hogar, a continuación algunas recomendaciones para la prevención de intoxicaciones en el hogar:

Precauciones a la hora de prevenir estos riesgos:

a) Guardar los medicamentos que utiliza el niño o sus familiares en un botiquín fuera del alcance de los niños y cerrado con llave.

b) .No guardar en el hogar los medicamentos que sobran, ya que, además de favorecer la automedicación, pueden caducar y ser ineficaces o incluso perjudiciales.

c) Evitar la automedicación.

d) Evitar los juegos infantiles con “medicinas”.

e) Cuando le prescriban un medicamento solicite instrucciones claras concretas para la administración y retiro del mismo.

f) Utilizar envases que resulten difíciles de abrir por el niño.

g) Los periodos terapéuticos son limitados, no los exceda.

h) Este vigilante siempre de la cantidad de droga administrada y del medicamento que queda por administrar.

i) Ante cualquier falta del medicamento esté alerta a los cambios en el niño

 

05 septiembre de 2016

La ruta escolar, ese momento invisible

Dra. Olga Lucia Baquero Castaneda MD
infomariana17@mariananovoa.org

Un comentario de una paciente en mi consulta fue que ella estudiaba de noche por que la ruta del colegio la recogía cuando aún estaba oscuro y llegaba a la casa muy en la tarde, por lo general, mareada, el motivo de consulta de la madre de mi paciente era falta de atención en clase, donde se quedaba dormida.

Para los padres la educación es la única herencia efectiva que podemos dejarle a nuestros hijos, por ello nos esmeramos en buscar el mejor centro educativo, que tenga el método de enseñanza que más se adapte a nuestro concepto de educación, que tenga unas lindas y cómodas instalaciones, que tenga materias complementarias que refuercen la formación de nuestros hijos, que tenga un segundo idioma, en fin que provea a nuestro hijo de las herramientas básicas para poder sobrevivir en un mundo competitivo como el actual.

Todos estos objetivos de la educación nos llenan de orgullo, no obstante se nos hace un momento invisible el transito del niño o de la niña desde nuestro hogar hasta el colegio, solo lo recordamos cuando la ruta lo deja, porque no estuvimos listos a tiempo, o cuando un accidente ocurre y nos llama la atención.

El artículo de hoy pretende hacer visible ese momento de tránsito de nuestro hijo o hija desde la casa hasta su llegada al colegio, enfatizando en la importancia de contratar un transporte de calidad que cumpla con los requisitos de seguridad y protección. Porque generalmente solo recordamos la ruta escolar cuando esta nos deja y nos toca ajustar los horarios y llevar al niño o la niña hasta el colegio.

Sin embargo se debe resaltar que es en la ruta escolar donde los niños pasan, ojala fuera el máximo, dos horas de su jornada diaria, es en la ruta donde se marean, duermen, juegan y pelean con sus compañeros, además de aburrirse.

Según la Secretaria de Movilidad del Distrito las principales causas de sanciones  de las rutas escolares son:

Ø  Conducir un vehículo escolar sin el permiso respectivo o los distintivos reglamentarios

Ø  Operación de los vehículos por personas no idóneas.

Ø  Prestar el servicio de transporte escolar sin acompañante.

Ø  No reunir las condiciones técnico mecánicas. requeridas para la operación y

Ø  El sobrecupo.

Pero es deber de los padres de familia el controlar este tipo de situaciones, pues somos nosotros los que en las mañanas dejamos al niño en la ruta.

Algunas de las medidas que entran en vigencia a partir del segundo semestre de 2007 son denominadas el Decálogo de buena conducta, compromiso por la seguridad de los niños:

  1. Incluir perfil idóneo de conductores de transporte escolar para procesos de contratación.
  2. No contratar conductores con antecedentes de embriaguez.
  3. No contratar conductores involucrados en accidentes con muertos o heridos.
  4. Brindar capacitación mensual a conductores.
  5. Generar acuerdos de pago para facilitar la cancelación de multas.
  6. Ficha técnica para seguimiento al mantenimiento preventivo de vehículos de transporte escolar.
  7. Remisión de información a la Secretaria de Movilidad  para identificar conductores que registran reincidencias en infracciones y proceder a suspensión de la licencia.
  8. Obligatoriedad de luces encendidas.
  9. Distintivo especial para identificar que se está transportando escolares.
  10. Señales informativas para ascenso y descenso de niños.

Comentemos algunas de ellas:

Incluir perfil idóneo de conductores de transporte escolar para procesos de contratación; No contratar conductores con antecedentes de embriaguez; No contratar conductores involucrados en accidentes con muertos o heridos.  

Parecería una verdad de Perogrullo pero en los controles de transito se ha encontrado que muchos conductores presentan historial de multas, algunas sin cancelar, por conducir con exceso de velocidad y algunos en estado de embriaguez.

No es extraño el observar como algunos vehículos de transporte escolar, pasan los semáforos en rojo, hacen giros prohibidos, superan los límites de velocidad, la  experticia solicitada a los conductores hace referencia a su respeto por las normas de tránsito y de convivencia ciudadana y el respeto y tolerancia por la energía que tienen los niños y las niñas en sus etapas de crecimiento y desarrollo.

Los padres de familia somos también responsables de estos controles cuando contratamos servicios escolares que no tienen vinculación con la institución educativa, por costos o por que las rutas ofrecidas no llevan al niño al sitio de residencia, haciendo más difícil la aplicación de estas normas.

Brindar capacitación mensual a conductores

Los conductores y las monitoras de ruta han de estar capacitados en prevención de accidentes y reanimación cardiopulmonar, pues por más de una hora bajo su responsabilidad se movilizan al menos 15 niños y niñas los cuales no se quedan quietos y tranquilos en su silla durante los recorridos, además cada niño o niña tiene una condición fisiológica especial para la cual ha de estar preparada la monitora y el conductor para poder resolver en el momento en que se llegue a presentar.

Ficha técnica para seguimiento al mantenimiento preventivo de vehículos de transporte

Los vehículos que trasportan niños y niñas no deberían pasar los 15 años de servicio y su mantenimiento debe ser riguroso, no obstante no es raro que en los controles de transito se encuentre vehículos con llantas lisas, con problemas de frenos o de dirección, sin la revisión técnico mecánica exigida, sin las medidas distintivas que lo identifiquen como trasporte especial y hasta se han hallado sin el seguro obligatoria contra accidentes de tránsito vigente.

Así parezca paranoica la medida la responsabilidad y el derecho de los padres es a tener conocimiento del cumplimiento de estos requisitos mínimos, pues en las rutas escolares viajan nuestros hijos o hijas.

Es importante recalcar que no se admiten menores de pie en el trasporte escolar ni más de dos (2) niños menores de siete (7) años por cada puesto, ni más de tres (3) niños entre siete (7) y doce (12) años por cada dos puestos. Los niños mayores de doce (12) años ocuparán cada uno un puesto.

Lo ideal sería, además, que los cinturones de seguridad estuvieran adaptados a los requerimientos de edad, para que no se convirtieran en potenciales peligros para la integridad de los pasajeros.

En cuanto a la velocidad se estipula que el máximo permitido seria de 40 kilómetros por hora y para efectuar el control se instalara en los vehículos de trasporte escolar un dispositivo de control de velocidad.

La función de la monitora de ruta es el de cuidar a los niños y las niñas durante el desplazamiento y favorecer su bienestar tanto en el abordaje como en al descenso de la misma, lo ideal sería que las instituciones escolares tuvieran un espacio de abordaje y descenso dentro de sus instalaciones para la ruta escolar.

Por parte de los conductores se debe tener en cuenta que los vehículos de transporte escolar movilizan niños por lo cual merecen nuestro respeto y protección.

Para terminar las rutas escolares son parte integral del proceso de educación de nuestros hijos e hijas y como tal debemos prestarles la debida atención y colaboración para garantizar la seguridad de nuestros niños.

ruta-escolar

22 agosto del 2016

La Fundación Mariana Novoa contaba con un parque infantil dentro de sus instalaciones –Altos de Serrezuela, El Codito-  para la recreación de los niños. Por cuestiones de tiempo y uso –es una de las atracciones más grandes de los niños-, el parque se dañó y nos vimos obligados a retirarlo del lugar, para prevenir posibles accidentes. Después de la solicitud pertinente, la Fundación Bavaria, encargada de la responsabilidad social de Bavaria S.A, entregó un parque completamente nuevo y en perfectas condiciones el día 18 de agosto del presente año.

La Fundación Mariana Novoa le agradece de corazón por brindarle una nueva oportunidad de diversión a nuestros niños.